RESEÑA HISTÓRICA

    Corría el año de 1823, cuando se concibió la idea de organizar y fundar el Instituto Veracruzano, pues en el Puerto de Veracruz no existían instituciones de nivel preparatorio; hacia el 31 de enero de 1834 se expidió el decreto No. 71, que estipulaba el establecimiento de instituciones docentes de Enseñanza Superior y finalmente en el año de 1843, comenzó a funcionar el Instituto Veracruzano.

   Sin tener un registro oficial, el Instituto Veracruzano comenzó a funcionar en el convento de San Francisco, muchos historiadores hacen mención que en la parte del convento donde se encuentra actualmente el Faro Benito Juárez, pero la realidad es que se encontraban en la parte del convento donde actualmente se encuentra la Gran Logia Unida Mexicana (Cuna de la masonería Mexicana).

 

 

   El 9 de marzo de 1847, el Instituto Veracruzano fue testigo de un conflicto armado, motivo por el que la institución suspendió labores, reanudándolas 5 años después, en 1853.

   Abril 17 de 1870 el gobernador Hernández y Hernández encomienda la dirección al maestro Esteban Morales para organizar y poner de nuevo en servicio el Instituto Veracruzano, las instalaciones se trasladan a la antigua “Casa de la Proveeduría”, siendo la ceremonia solemne de reinauguración el 31 de julio de 1870.

 

 

 

   A fin de darle mayor amplitud, en 1908 se adquiere el patio “El Carmen” autorizado por la Junta Protectora y el Gobierno del Estado, promoviendo una convocatoria a los ingenieros y arquitectos del puerto para que presenten sus proyectos de la construcción del nuevo edificio. La Comisión de Hacienda acordó elegir el proyecto del Ingeniero Carlos A. Ferrer, quien otorgó los planos y especificaciones a la Junta Protectora, cediéndole los trabajos de inspección al señor Arquitecto Felix Ravinetti.

 

 

   Finalmente, en mayo de 1910 las obras de reedificación terminan, tocando esta vez al Señor Gobernador Teodoro A. Dehesa la inauguración de las nuevas instalaciones después de la remodelación.

   En 1914, vuelve a ser testigo de un movimiento armado, cuando las fuerzas norteamericanas invaden el Puerto de Veracruz. En esta ocasión el Colegio Preparatorio fungió como hospital para los heridos en el conflicto y por deseos del entonces director Julio S. Montero de no interrumpir los estudios de los alumnos se trasladaron de manera temporal las clases al Casino Veracruzano, al Teatro Dehesa y a casas particulares. En 1916 los alumnos reciben órdenes de volver al recinto oficial sin que antes el edificio hubiese sido objeto de muy grandes y costosas reparaciones.

   El Instituto Veracruzano utiliza el edificio de las Atarazanas como gimnasio, contando con cancha de juego, vestidores y graderío, alrededor de 1950.

   Las aulas de la Institución fueron compartidas con la naciente Facultad de Periodismo de Veracruz fundada en 1954.

   En 1956 la Honorable Institución de la Superación Ciudadana le otorga el Honorable título de ‘Ilustre’ por sus aportaciones en la cultura del Estado y sus personajes históricos a lo largo de una trayectoria de cien años en la historia de Veracruz y del país.

   La escuela empezaba a contar con una gran cantidad de alumnos y los salones a sobrepasaban el cupo máximo designado.

   En diversas ocasiones, los estudiantes pidieron a la dirección, al ayuntamiento y al gobierno del estado la ampliación del colegio, pero al no haber suficiente presupuesto para construir un tercer o cuarto piso, se les negó su solicitud. Durante 1965 llega de visita al Puerto el Presidente de la República, Gustavo Díaz Ordaz, quien al trasladarse en un camión custodiado hacia el zócalo de Veracruz a un evento del municipio, fue abordado por los alumnos del instituto, quienes se organizaron para bloquear el paso de la calle y beneficiar la oportunidad de invitarlo a realizar un recorrido por las instalaciones, y efectuar la petición de nuevas instalaciones y ubicación para su escuela. Los guardias de custodia les impidieron el paso pero el Señor Presidente accedió a realizar la visita y al concluirla se comprometió a donar un terreno para construir su nuevo centro de estudios, promesa que cumplió en 1967 cuando se comienza a construir la nueva infraestructura del Ilustre Instituto Veracruzano, misma que se inaugura dos años después.

   Era el año de 1969, al cumplirse 125 años de constituida la casa de estudios, cuando por medio de un solemne desfile desde las antiguas instalaciones en la calle Esteban Morales y marchando por el Boulevard Manuel Ávila Camacho, los bachilleres y el cuerpo de docentes llegan a la nueva locación para tomar posesión, situadas hasta la fecha en el Boulevard Adolfo Ruiz Cortines.

 

 

   En 1976 Un grupo de alumnos solicitó a las autoridades de Gobierno del estado la creación de un escudo de armas que identificara los ideales que se llevaban a cabo dentro de las filas de esta casa de estudios, razón por lo cual el Secretaría de Educación, por conducto de la Dirección General de Educación Media del Estado convoca a los jóvenes alumnos al diseño de dicho escudo de armas y fue el joven Alfredo Arce Pineda quien diseña el escudo de armas, mismo que fue autorizado y aprobado en 14 de octubre de 1976, además de que fue debidamente registrado dentro del registro Oficial de Heráldicas; escudo que desde entonces ha sido testigo de muchas generaciones de alumnos que han portado con orgullo tan emblemática identidad.